Historia



Originarias de China, se usaban en las ceremonias agrícolas de la primavera. Marco Polo las trajo a Europa en el siglo XII. En Italia durante los siglos XVI y XVII, el juego de la pignatta se consideró como un entretenimiento de la clase noble. Mientras que en España, donde paso de ser un rito a pagano a un rito cristiano, se usaba en la celebración de la Cuaresma. La piñata era entonces una olla de barro con papeles de colores llena de dulces. Cuando llegó al Nuevo Mundo, y considerando su ambiente festivo, los colonizadores las usaron para atraer a los indígenas hacia las ceremonias religiosas cristianas. Posteriormente el pueblo se apropió de ella para las celebraciones populares y así es como se ha mantenido, especialmente en México donde es la protagonista absoluta de cualquier celebración.